INFORMACIÓN DETALLADA

  • Inicio
  • Información Detallada

Nulo resultado los cursos sobre derechos humanos a policías de solidaridad

Por: Gerardo Oliva y Felipe Resendiz 09 marzo 2018 Los cursos sobre Derechos Humanos que ha recibido la policía municipal de Solidaridad, tal parece que les entró por un oído y les salió por el otro, ya que su accionar deja mucho que desear cuando se trata de un simple ciudadano y no un delincuente. Además tienen la piel muy sensible ya que cuando se les toma una fotografía “cumpliendo con su deber”, se enojan y te arrebatan o tiran la cámara o el celular y casi te quieren consignar por sentirse agredidos por la foto tomada. Los hechos ocurrieron alrededor de las once de la mañana del pasado miércoles en la calle 38 con 35 Avenida, frente a una escuela que se encuentra en esta importante vía. Esto viene a colación, ya que en estos días los uniformados en vez de perseguir con todo a los delincuentes que tienen asolados a los playenses, se dedican a detener a cuanto individuo se atraviesa en su camino o por el simple hecho de parecer extravagante (tatuados, pelones o greñudos). Se dirigen a la persona de forma soez, sin un gramo de decencia y se enojan si les contestan de la misma manera, esto es un llamado de atención al director general de Seguridad Pública y Tránsito de Solidaridad, Joaquín Morales Hernández, para que eduque a sus huestes y no se sobrepasen en sus acciones. Todos los que vivimos en Playa del Carmen, sabemos que en estos momentos los malandros nos tienen copados y los policías no pueden aflojar, pero al menos pueden mostrar un poco de educación al detener al caminante para una revisión y más si este colabora con ellos (se identifica, muestra sus pertenencias y comprueba su dirección). “Lo cortes no quita lo valiente” y si el policía quiere que lo respeten debe aprender a tratar de la misma manera a los ciudadanos comunes, una foto es para demostrar que hacen bien su trabajo y no para exhibirlos públicamente a menos que hagan lo contrario. Cuántas veces nos hemos enterado que los mismos uniformados son los que te roban (celular, cartera y demás pertenencias) y aun así se dicen agredidos por la sociedad, ya que no les tienen confianza y si quieren ganarse el respeto no es a golpes ni con insultos, es con atención a la ciudadanía que merece un respeto especial. Es justo reconocer que no todos están cortados por la misma tijera, son pocos realmente quienes se vuelven malandros y te amenazan, como es el caso de este oficial de la unidad policial 82202, que se indignó al verse fotografiado maltratando a un ciudadano motorizado que cooperaba en todo y que no había faltado al reglamento, pero unos tatuajes hicieron la diferencia. Cómo exigimos respeto si nuestros modales son arcaicos, y dan al traste con el trabajo de la presidenta municipal de Solidaridad, Cristina Torres, que trata de mejorarlos en todos aspectos. Comandante Joaquín Morales Hernández, los cursos sobre Derechos Humanos no sirven de nada para los malos elementos, si usted no aprieta las tuercas a su tropa está se lo va a comer.

COMENTARIOS (0)

¿Deseas comentar?